martes, 30 de agosto de 2011

¡Gatito!


Hay personas que, por algún motivo que aún desconozco, se cuelan en tu vida y no puedes evitar querer que se queden ahí para siempre. Sospecho que puede ser porque, si dejas que se vayan, nada volverá a ser lo mismo.
Esas personas se hacen especiales... Tal vez en años, en meses... tal vez solo en unas semanas o unos días... Y un día, sin más, te das cuenta de que nunca, jamás vas a dejar que se marchen, que vas a hacer todo lo posible porque estén contigo, a pesar de los obstáculos, a pesar de la distancia...
 Te quiero.

viernes, 26 de agosto de 2011

lunes, 22 de agosto de 2011

Y no sé qué me pasa, que cuando estás tú, nada me falta...

¿Quién eres? ¿Por qué y a qué has venido? ¿Por qué no me avisaste?
Bueno, y ahora, ¿qué se supone que debo de hacer o decir yo?

viernes, 12 de agosto de 2011

Tu boca es como el mar, tu mirada como las olas: si te distraes te llevan a lo más profundo y acaban contigo.

Mientras me hundo, tu nombre se oye como un eco lejano... hasta que lo último que oigo es tu risa, apagándome...

lunes, 8 de agosto de 2011

Qué tienes...

A mí que me lo expliquen. ¿Qué cojones tienes para que hayas grabado en mi memoria y no te saque de ella? ¬¬

domingo, 7 de agosto de 2011

lunes, 1 de agosto de 2011

Can you feel it?

¿Puedes? ¿Lo sientes? Ese latido, el pulso, la sangre que corre por mis venas... ¿Sientes cómo sube y baja mi pecho? Mi respiración, el aire llenando mis pulmones y saliendo. ¿Notas cómo se aceleran cuando te acercas?
Esto es de locos... ¿Cuántas miradas me has aguantado? ¿Dos, tal vez tres? Y eso desde haca más de ocho meses.... ¿Cuántas miradas me has robado? Todas. Absolutamente todas y cada una de ellas. Tal vez no las dirigiera directamente a ti, pero siempre te buscaban, aún sabiendo que no te iban a encontrar...
¿Que por qué demonios hago esto, por qué me comporto así? Pues, sencillamente, ¡no lo sé! ¡No sé si quiero saberlo! No lo entiendo... No vamos a llegar a nada y, sin embargo, me centro en buscarte en cada rincón, en cada huequito de mi alma, de mi memoria, de mi corazón, de mi cabeza, de mí. ¡Y te encuentro por doquier!
Te advertí que no quería que nadie invadiera todo cuanto soy... ¿Por qué no me hiciste caso? ¿Por qué me ignoras cuando te echo? ¿Por qué no me esfuerzo en seguir echándote?