domingo, 29 de enero de 2012

Bite me once again.

La música no era la que ambos solemos escuchar. Más bien nos desagradaba un poco, pero eso era un detalle insignificante: sólo nos oíamos a nosotros.
Había mucha gente, y cada dos por tres alguien me empujaba y yo aterrizaba sobre él, le miraba a los ojos, me sonreía con picardía, yo me sonrojaba y me apartaba.
Logramos llegar a un espacio menos concurrido, con menos empujones, aunque no conseguimos librarnos totalmente de ellos. Él se apoyó en la pared, y yo, una vez más, recibí un golpe en la espalda que me catapultó hacia sus brazos. De nuevo, el ritual de antes: me mira, me sonríe, me pongo colorada y me aparto.
Entonces, él empieza a tirar de mí, ligeramente. Y de repente, no sé exactamente cómo ni por qué, mis manos estaban en su nuca, las suyas en mi espalda y nuestros labios intentando fundirse.
Nos separamos un instante, lo justo para que él viera la agitación de mis ojos. De nuevo otro beso, con mis manos enredadas en su pelo y las suyas reptando por mi espalda.
Y se desvanece todo; la música, la gente, las paredes, el suelo. Todo desaparece.
Sólo quedamos él, el sabor de sus labios y yo.

lunes, 23 de enero de 2012

Empty.

Personas vacías en cuyas miradas se cuelan los jirones de esta espesa niebla. El frío llena sus almas y les roba cualquier rastro de bondad, les roba sus sueños y sis ilusiones. Sus corazones se fragmentan bajo la presión del egoísmo. El individualismo que carga la niebla les mantiene alejados unos de otros, solo les deja ver siluetas oscuras y tenebrosas detrás de las nubes. Solo les deja ver una fachada de aparente perfección.
Tratan de hacer ver que son superiores a los demás, mirándoles por encima del hombro con desdén. Sus sonrisas huecas deja resonando en el aire el eco de risas estridentes y sin sentido. E el fondo, no es más que pura ignorancia que llenan con conversaciones absurdas y visten con superficialidad, para así cubrir cada grita de esas perfecta escultura que pretenden ser. Su canon de belleza no entiende nada más allá de una apariencia física, de un exterior efímero que se desvanece a cada segundo que pasa.
Y a cada instante, la fachada languidece perdida entre la niebla, una niebla que sólo seguirá enfriando sus corazones... hasta que ellos le pongan fin.

jueves, 19 de enero de 2012

Eres mi dosis diaria de sonrisas.

Unos labios finos, rectos, cobran vida en una sonrisa. Se elevan las comisuras y conducen la alegría hacia sus ojos: en ellos, el ámbar y el verde luchan en singular batalla por dominar el reino que envuelve a las negras e infinitas pupilas.
Y de repente, cuando quieres darte cuenta, estás zambulléndote en esa mirada. Y poco a poco te sumerges en ella, hasta hundirte. Voraz, salvaje, tierna y apasionada, quedas atrapada en sus profundidades.
Entonces, los labios se entreabren y liberan un suspiro al que acompaña una leve carcajada. Y está hecho. Cualquier intención de huir se desvanece de inmediato. Voluntariamente, te encadenas a él, y te niegas a marcharte.

Sol

Después de tantos días envueltos en niebla, hoy el Sol ha apartado esas nubes que nos impedían ver. ¿Quién no extrañaba los rayos del Sol sobre la piel? El calor acariciando tu cara, invitándote a desabrochar tu abrigo.
Algo parecido a alegría ilumina hoy las calles. Los guantes y las bufandas no salen de los armarios. El Sol nos propone dar un paseo bajo su sonrisa.


Felicidad. Esperanza. Hoy es como si todo pudiera ser posible. 

miércoles, 18 de enero de 2012

Mentiras

Una, y otra. Y otra más. Oh, cuidado: ahí viene otra. ¡Venga! No dejéis de venir. ¡Otra más! Alegría, vamos.
¿Hasta cuándo cojones pensabas seguir con estas estupideces? ¿Cuándo pensabas dar la cara? Claro... Cuando te pillan, te haces el distraído y te largas con cara de inocente, ¿no? Pues así no funcionan las cosas.
Llevo una temporada aguantando tus chorradas, dando la cara por ti y procurando que la gente no se cabreara contigo... ¿y así me la pagas? Pues ahora te vas con tus queridas amigas, y cuando te haga falta ayuda, recurres a ellas.
Que te den ;)

martes, 17 de enero de 2012

Cambios.

Me abruman. Son unos cuantos, y todos de golpe. Seguiré esforzándome al máximo por habituarme a ellos.

Podría...

... decir las cosas más desagradables y ser la persona más antipática del mundo.
 Pero daba igual.
Él sabía que le adoraba más que a la vida misma.

Then I get scared of you.

Odio reconocer esto pero... Creo que, en cierto modo, te tengo miedo. No exactamente a ti, tendría que estar loca para temerte. Sino al poder que sin querer te he dado para hacerme daño.

Ahora mismo, podrías destrozarme, con solo una mirada, un gesto, una palabra.

El cómo hemos llegado a este punto, ni idea. De hecho, no creo que sea un "hemos", sino un "he". Cada uno por su camino, aunque yo trate de ajustar el mío al tuyo, aunque trate de coger tu mano. 
No diré que quiero andar la misma senda que tú hasta el final, diré que quiero, al menos, que nuestros caminos se unan una temporada. No quiero que sea un cruce puntual, no. Quiero que tu sonrisa me acompañe un tiempo, cuanto más mejor... Y que sea lo que tenga que ser.
 Pero que sea junto a ti.

lunes, 16 de enero de 2012

Boy, you've got me goin' crazy...

Vamos, ¿y ahora qué? ¿Qué se supone que tengo que hacer ahora? ¿Te beso... o mejor no? ¿Qué? ¿Qué hago? Te quedas ahí, mirándome, como si nada... Pero lo sabes. Sabes que pasa algo, que algo intenso da vueltas en mi pecho, que me revolucionas cada vez que sonríes, y ahora mismo simplemente te limitas a eso, a sonreír y a mirarme.
La pista de hielo delante de nosotros. Música que no nos importa en absoluto de fondo. Familias y amigos patinando... Trato de apartar la vista y mirar al frente. Pero no, eso es imposible. Tus pupilas atraen a las mías como se atraen entre sí los polos opuestos de un imán. Y de repente, al menos para mí, el mundo entero se desvanece, y solo quedas tú. 
Catch a glimpse.

To ∞ and beyond...

... y hasta que las estrellas se nos caigan encima.

domingo, 15 de enero de 2012

Baila
como si nadie te estuviera mirando.

Ama
como si nunca antes te hubieran hecho daño.

Canta
como si nadie pudiera escucharte.

Vive
como si el Cielo estuviera en la Tierra.

#Muahaha

Vía libre...

sábado, 14 de enero de 2012

Un poco de luz

Ya sé que esto está un poco cambiado, y tal vez puede que no os guste la nueva imagen, pero es lo que hay. Mi vida necesita algo de luz, algo de esperanza, y creo que una buena forma de dejarlo claro es reflejarlo en este huequito de la red.

viernes, 13 de enero de 2012

Now I see that you and me were never meant to be,...

... never meant to be now. Now I'm lost somewhere. Lost between Elvis and suicide. Ever since the day we died; well... I've got nothing left to lose. After Jesus and Rock'n'Roll couldn't save my immortal soul, I've got nothing left. I've got nothing left to lose. 

lunes, 9 de enero de 2012

Mis alas en el viento necesitan de tus besos.
Acompáñame en el viaje, que volar sola no puedo.

Found love in a hopeless place.

Año nuevo... ¿vida nueva?

A tan solo un escaso día de que el año llegue a su fin, echo la vista hacia atrás y me pregunto... ¿Hay algo que cambiar?
Desde luego, los malos momentos... Pero, al fin y al cabo, tal vez si no fuera por esos ratos, no habrían venido tantísimos instantes para recordar.
Y es que al rememorar cada uno de los días que han pasado, veo una sucesión de imágenes. Risas, frases estúpidas, sonrisas, miradas, besos, lágrimas, dolor, alivio, de nuevo alegría. Todo pasa ante mis ojos a una velocidad de vértigo. Y de nuevo, una pregunta acude a mi mente: ¿Qué debería cambiar?
Oh, vamos... No creo que demasiadas cosas deban ser diferentes. Obviamente, todo el dolor, todo el mal... Todo aquello que me hundió, aquelló que me asfixiaba y aquello por lo que creí que no sería capaz de tomar una bocanada de aire fresco de nuevo. Pero, qué diablos. No quiero cambiarlo. Cada uno de esos golpes me ha hecho más fuerte. Llevo diaciséis años recibiendo puñalada tras puñalada, sin avisar, desgarrándome el alma y aquí estoy, ¿o no es verdad? Aquí estoy, más fuerte que ayer pero menos que mañana.
¿Y qué somos sino animales que aprendemos a base de hacernos daño? El dolor, al igual que la felicidad, forma parte de nuestras vidas, de cada año de éstas. Lógicamente, no agrada en absoluto tener que volver a pasar por ello, y es evidente que no quiero, pero es ese sentimiento, esa sensación de haber quedado reducida a cenizas, lo que me hace renacer como al ave Fénix, lo que me hace ser más brillante, más fuerte.

Por lo tanto, no solo deseo que el próximo año venga cargado de alegría, de momentos entrañables, de personas que nos den parte de su luz y, aunque suene raro, de algo que nos haga madurar y aprender a ser más fuertes, algo que nos haga mejores personas.
Feliz año nuevo, y que vuestros sueños se hagan realidad.

Nota: Esto que acabas de leer, salió de mi cabeza el día 30 de Diciembre. Por diversos motivos no pude colgarlo en el blog. Espero disculpes la demora. 

domingo, 1 de enero de 2012

¿Alguna vez...

... sentiste que la soledad te engullía? ¿Que aunque estuvieras rodeado de gente, no había nadie a tu contigo? ¿Que nada podía hacerte sentir... completo?
Esa sensación de vacío, ese nerviosismo que te hace estar inquieto, que no te deja encontrar la calma, que se aferra a tu pecho y ralentiza los latidos de tu corazón y dificulta tu respiración. Esa sensación de que algo va mal, de que lo que parece perfecto es solo un espejismo, de que todo cuanto está a tu alrededor es una trampa. 

De repente, te paras a pensarlo y te sientes sola, débil, extenuada y sin fuerzas para hacer nada por cambiar las cosas. Sólo quieres que alguien te abrace fuerte, te haga sentirte capaz de enfrentarte a cualquier cosa y que no se marche de tu lado... Y en algún momento, crees encontrar a esa persona, y durante un tiempo crees estar en la cima del mundo, pero tras un paso en falso... ¡ZAS! Una piedra cede y te precipitas al vacío, y resulta que allí arriba no había nadie contigo, nadie que te sujete, nadie que se preocupe de que te caigas, nadie que pida ayuda... Nadie.
Cuando te estrellas contra el suelo, una multitus curiosa se cierne sobre ti. Cuchichean, hacen conjeturas sobre qué pasó allá arriba, qué te llevó a subir, qué hizo que te cayeras o si te empujaron. Algunos tratan de ayudar, pero la gran mayoría se dedica a parlotear o pasa de largo. Estás sola, dolorida, sin poder moverte... y apenas nadie se entera de que necesitas su ayuda desesperadamente.
Se te cierran los párpados. Sientes el aliento de alguien que te llama y trata de mantenerte consciente, pero no puedes. Tienes sueño, te duele todo, necesitas descansar. Sientes que te zarandean, que te piden que despiertes. Las lágrimas corren por tus mejillas: quieres dormir, pero a la vez luchas por no sucumbir a Morfeo.
Un último aliento, y tu cuerpo deja de pesarte. Se acabó.

Al cabo de unos instantes, despiertas en tu habitación. El reloj marca las 7 de la mañana siguiente, pero sólo eso ha cambiado. Al ponerte en pie, todo te pesa, te estorba. Y de nuevo, las mismas sensaciones de antes te atacan. Comienza un nuevo día, y no tratas de vivir. Tratas de sobrevivir a él, una vez más.