sábado, 30 de enero de 2016

Chiara Bautista
Siento verdadera envidia de la gente que es capaz de querer sin herirse. Os lo juro por lo que queráis, no sé hacerlo.
Me he prometido a mí misma tantas, tantísimas veces que iba a cambiar, que ya no confío en mi fuerza de voluntad. Cada "Podría llegar a querer a esta persona" es una premonición de que me van a hacer daño. De que me voy a hacer daño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Una crítica constructiva siempre se agradece. Gracias de antemano ^^